Jorge Rodríguez: “En 2020, la pandemia nos obligó a redireccionar nuestros planes”

Jorge Rodríguez: “En 2020, la pandemia nos obligó a redireccionar nuestros planes”

2021/07/04 a las 1:36 PM 0 Por Juan Carlos Holguín

El año 2020 fue difícil para todos. La pandemia por el covid-19 sorprendió al planeta y cambió muchos planes y hojas de ruta que ya estaban trazados.

En el Municipio de Guayaquil no fue la excepción. Según el concejal Jorge Rodríguez, los planes y el presupuesto que ya estaban programados, tuvieron que ser redireccionados debido a los trágicos sucesos que vivió Guayaquil, ciudad que enfrentó duros momentos debido al covid-19.

Rodríguez realizó su rendición de cuentas de las actividades realizadas en el año 2020. El acto se cumplió en el centro municipal Valientes, ubicado en la ciudadela La Atarazana, norte de Guayaquil.

En su labor como concejal, mencionó al programa Emprendedores Comunitarios, proyecto que nació desde su campaña para apoyar a las personas con discapacidad. También se trabajo en generar capacitaciones para chicos del programa Futuro Sin Drogas, que fueron después contratados por empresas.

Rodríguez hizo parte de varias comisiones. También se creó un bono para incentivar el cambio de los vehículos a combustión, hacia los eléctricos. Se trabajo la ordenanza de vehículos eléctricos y de las bicicletas. “Nuestra ordenanza fue tan visionaria que incluyó a los scooter”, señaló.

En la pandemia se procedió también a la entrega de kits. “El Concejo planificó lo que tenía que hacer para ayudar a una población cada vez más vulnerable. Empezamos con 50 mil kits alimenticios destinados a los habitantes en el último quintil de pobreza”, indicó Rodríguez.

En diciembre de 2020, Jorge Rodríguez se reunió con moradores de la Alborada VI para analizar el tema de la seguridad. FOTO: Twitter @jRodriguezECU

Se dio atención a controles prenatales para 100 familias en la pandemia y se tomaron medidas para evitar la propagación del virus. Y meses después se emitieron ordenanzas para la reactivación económica de la ciudad.

De igual forma se inauguró la central de emergencias ECU 911 Guayaquil, con el objetivo de reducir el tiempo de respuesta ante cualquier novedad. “Hoy estamos en 6 minutos y tenemos que seguir mejorando”.

Tras la rendición de cuentas, Jorge Rodríguez dialogó con CONEXIÓN NOTICIAS EC sobre este año de trabajo durante la pandemia.

El 2020 fue un año difícil, con mucha actividad hacia la parte social…

La pandemia nos obligó a redireccionar nuestros planes, nuestro presupuesto, pero la parte social, el ser humano, es el centro de esta administración.

El ser humano vulnerable, los grupos vulnerables, son los que más hemos podido atender. Personas con discapacidad que ahora tienen una propia Dirección, con políticas públicas para ellos.

También mujeres en condición de maltrato, niños, adultos mayores que ahora tienen un albergue y centros gerontológicos.

Son muchas las cosas que podemos realizar en materia social, porque la parte social es también lo que estamos haciendo con el tema de adicciones, con las mascotas.

Todo esto forma parte de esa visión de ciudad que tiene la alcaldesa Cynthia Viteri.

La inauguración del albergue municipal “Volver a soñar” fue una de las actividades en que participó el concejal Jorge Rodríguez. FOTO: Twitter @jRodriguezECU

¿Qué se tuvo que aplazar debido a la pandemia?

Muchas obras del Bicentenario, monumentos, algunas cosas que van a esperar un poco y que seguramente las haremos después de 2 o 3 años. Hoy celebramos la vida, el hecho de tener una oportunidad de poder hacer algo por Guayaquil. Ese es el desafío que tenemos en esta administración.

Guayaquil pasó a alerta nivel 1. ¿Esto qué significa para la ciudad?

Esa decisión se toma sostenida en tres indicadores epidemiológicos: ocupación de camas, número de muertes y tasa de contagios y de transmisión; y pensando en la reactivación.

Guayaquil tiene ese capítulo postergado desde mediados del año pasado. En junio de 2020 creamos nuestra primera ordenanza de reactivación pensando en el tema de mesas y sillas en el espacio público. Luego la exoneración de impuestos y de tasas, tributos y estímulos para nuevas inversiones.

Guayaquil tiene que empezar a reactivarse conforme avance su proceso de vacunación; volver a las calles, volver a esa actividad comercial que forma parte de la esencia del guayaquileño.

La alerta epidemiológica es una buena noticia. Será evaluada y monitoreada cada 15 días y de acuerdo a los indicadores, tomaremos decisiones.

Pero por ahora nos permite respirar, a los empresarios les permite un poco de aire. A los dueños de locales comerciales que decían que no iba gente, tienen la oportunidad de estar un poco mejor.

Un llamado a la ciudadanía para que no deje las protecciones…

Relajamiento no significa indisciplina. Que estemos un poco más liberados no quiere decir que la pandemia terminó. Hay que seguir usando la mascarilla, guardar el distanciamiento, no tocarnos la cara, usar alcohol.

Creo que si lo podemos cumplir, esta ciudad va a caminar a reactivarse. Guayaquil es eso, Guayaquil se reinventa, planifica siempre sobre lo que le está pasando

El concejal efectuó su rendición de cuentas en el centro municipal “Valientes”, en La Atarazana. FOTO: Conexión Noticias Ec

¿Cuánto lo ayudó su trayectoria como periodista, para su trabajo como concejal?

Muchísimo. Nosotros los periodistas pasamos escuchando la gente. Y si tú llevas eso a la vida de servicio público, te ayuda una barbaridad porque ahí están las mejores ideas.

Bethsabé Pilaloa, expresidenta de Asopléjica que falleció hace un mes por covid, un día dijo que había que hacer algo por las escaras, que son un asesino silencioso. Como persona con movilidad reducida no te das cuenta, se te hace un hueco en la piel, llegan al hueso, producen infecciones y te mueres.

Era una realidad que yo no había visto. Hay que tener un corazón dispuesto a escuchar, dispuesto a incluir ideas que no sean tuyas y sin imporar de quién vino la idea.

Lo importante es que mediante un convenio que se hizo con Ecuaquem, estamos salvando la vida de mucha gente. Es el plus, el valor agregado que le da nuestra gestión como funcionario público, el hecho de haber venido de 20 años de estar escuchando a la gente. (O)

Compartir artículo